Baterias de Samsung: el gigante herido… ¿Hasta cuando?

//Baterias de Samsung: el gigante herido… ¿Hasta cuando?

Baterias de Samsung: el gigante herido… ¿Hasta cuando?

Las baterias de Samsung están dando mucho de qué hablar. ¿Quién no ha oído la palabra SAMSUNG y quien no ha tenido un terminal móvil SAMSUNG en la mano?
Nos encontramos ante  El Gran Gigante de Corea del Sur donde la multinacional gestiona fábricas, hospitales y hasta ciudades… Todo con presencia en prácticamente todos los sectores industriales, administrativos y de servicios del país. Samsung se ha convertido en un todo allá en el lejano oriente y en una gran parte del mundo con cifras de venta cuasi imbatibles  y ofreciendo una leal oposición a su competidor Apple desde 1999. Hoy su lema es Inspirar al mundo, crear el futuro.
A pesar del prometedor camino de rosas, Samsung se enfrenta actualmente  a la mayor pesadilla comercial, de marketing y de reputación de su historia. El pasado 11 de octubre, enfrentada a continuos problemas relacionados con la batería del dispositivo, Samsung da un paso crucial en su historia y anunció la suspensión definitiva de la fabricación y venta internacional del Galaxy Note 7 (ese terminal que se ofrecía como lo más parecido al terminal “perfecto”).
Desde su lanzamiento, se reportaron varios casos de pilas que estallaban o se incendiaban. Un problema que posteriormente se extendió a las propias unidades de sustitución distribuidas por la empresa. Algo estaba pasando en los férreos procedimientos industriales del gigante. A estos problemas, se añaden recientemente el escándalo de las lavadoras vendidas en USA. Hablamos de 34 modelos distintos fabricados por Samsung, todas ellas de carga superior. Estos electrodomésticos sufren problemas de vibración excesiva y suponen un alto riesgo de herida por impacto. Hasta la fecha, las autoridades americanas han registrado unos 750 incidentes que han causado 9 heridos, uno de ellos grave.

Impacto en las cuentas de Samsung

Estos episodios (sobre todo el que afecta al Note 7) han impactado en los planes de desarrollo comercial de SAMSUNG. Han provocado una profunda brecha de ingresos entre ella y su rival APPLE. Los ingresos netos registrados en su filial de telefonía móvil (la más boyante) han bajado casi un 20% para el trimestre julio-septiembre. Según Credit Suisse en los próximos trimestres de 2017, Samsung sufrirá pérdidas de ventas futuras. Serán en torno a 21.000 millones además de su caída en capitalización bursátil. a no ser que repunten sus ventas por otros factores
Nos podemos imaginar que es lo que puede estar pasando dentro de casa. Cese de directivos, cierre de líneas de producto, amenazas, investigaciones sobre suministradores (algunos chinos), sabotaje organizado, espionaje industrial, etc. Quizás sea el momento histórico para refundar la marca. El fracaso del Note 7 puede servir como acicate para ofrecer al mundo un nuevo concepto de commodities y smartphones que revolucionen el mercado de consumo. Citando el mensaje de su CEO, “es el momento de que en SAMSUNG de nuevo alcancemos la excelencia y nos centremos en la experiencia de usuario, del software, del diseño y del wearable computing”. Además, todas las esperanzas están puestas en el lanzamiento del nuevo modelo A y el Galaxy S8 para el año que viene. Un revolucionario  modelo (¿híbrido?) con el que esperan recuperar gran parte del prestigio perdido.

Conclusión

Cabe ahora preguntarse si en este mundo globalizado y consumidor, la imagen de Samsung va a quedar sesgada. Y así lo confirman casi todos los analistas. El impacto en la imagen y reputación de la marca es tal que difícilmente se va a recuperar. Se puede observar en sus disminuidas cifras de facturación a solo varios meses del comienzo de los problemas y anomalías. Y lo que es más preocupante para los coreanos, el hecho que su rival en Copertino esté aprovechando el impasse para posicionarse. Lo hace con el Iphone 7 como la única marca fiable para la telefonía mundial  y por muchos años.
Para los analistas, será interesante ver lo que hacen cuando las cosas no van tan bien. Incluso cuando la empresa confía en que la verdad y el esclarecimiento sobre el escándalo ayuden a reflotar la confianza de los usuarios. Fundamentalmente la de sus incondicionales. Pero  estamos más que seguros que la multinacional sobrevivirá. Lo necesitan ellos, lo necesita Apple y lo necesitamos nosotros, los consumidores.
2018-05-18T12:47:27+00:00enero 13th, 2017|News|0 Comments

Leave A Comment

twq('track','PageView');