Tienes un negocio y dentro de la estrategia digital tienes pensado difundir contenido de valor a través de las redes sociales. Vale. Es un buen primer paso. Las redes sociales son imprescindibles—en la mayoría de casos—a la hora de establecer un plan de comunicación. El motivo es fácil de adivinar: tus posibilidades de crecimiento aumentan si haces buen uso de ellas.

Hay muchas. ¿qué hago?

Lo primero es no seguir modas o tendencias. Hay que tenerlas en cuenta, pero si un análisis en condiciones determina que la moda a ti no te funciona, no la sigas. ¡Determina tus necesidades y objetivos!

Una vez somos objetivos, pensamos en Twitter, Instagram, LinkedIN y Facebook. Luego veremos que hay opciones muy atractivas como Google My Business o TripAdvisor que, dependiendo del negocio, también pueden valer. Hay más redes, pero todo surge de las antes mencionadas. Son el pilar de tu estrategia. También hay que tener en cuenta MailChimp, que sin ser una red social al uso, es imprescindible para comunicar bien.

¿Quiero Instagram?

Seguramente sí. Instagram es un plataforma con muchísimo potencial. A nivel de imagen (y da igual el negocio) tiene mucho que aportar. Además, a nivel de campañas funciona muy bien para que te conozcan clientes potenciales.

Aunque un error común de las cuentas nuevas de Instagram es centrarse en conseguir muchos seguidores o muchos likes. Y esta decisión tiene sus consecuencias negativas: queda peor una cuenta con muchos seguidores sin interacción que una con pocos y con una interacción acorde. Si empiezas, fideliza a la gente y crea una clientela potencial. Da a conocer tu producto y hazlo bien. Crea campañas, un tono diferente, y muévete. Los seguidores son lo de menos y vienen después.

¿Quiero Facebook?

Seguramente también. Pese a lo que se dice, Facebook sigue siendo realmente útil para empresas. Hay público, campañas segmentadas, grupos, una filosofía muy asentada de compartir contenido. ¿Para qué queremos más?

Ser rompedores en FB trae premio. Y en la agencia lo sabemos. Por eso todos nuestros clientes tienen perfiles con una estrategia definida para tener un crecimiento progresivo que traiga oportunidades a los diferentes negocios.

¿Quiero Twitter?

Depende. Twitter es aconsejable para marcas con una visibilidad en atención al cliente potente. Es un recurso. Y funciona. Pero tiene un lenguaje muy concreto y el público se comporta de manera diferente. Digamos que la misma persona no es la misma en Twitter que en Instagram. Y las marcas tampoco.

Es preciso que, si se quiere Twitter, haya información diaria de actualidad para compartir. Si no se actualiza varias veces al día pierde eficacia. La gente que sigue a marcas en Twitter es porque quieren novedades, promociones e información de manera continuada y al momento. Si tienes un público al que quieres premiar por ser los primeros en leerte, Twitter es para ti.

¿Quiero LinkedIN?

Red social profesional muy interesante para todos los negocios. Amplía tu red de contactos y gana prestigio haciendo buenas recomendaciones. Eso sí, tendrás que empaparte mucho antes de hablar. Las meteduras de pata se pagan caras en LinkedIN. Tienes que ser un experto.

Si tienes alguna duda más sobre qué red social le viene mejor a tu negocio, ¡escríbenos! y nuestro equipo te dará consejos para adelantar a tu competencia en internet.