Un restaurante necesita clientes. Bien. Y aunque los tenga, siempre viene bien que tenga más. Incluso por una cuestión de imagen y de reconocimiento.

El boca a boca está en la calle, sí. Pero también en el ámbito digital:

—¿Sabes qué restaurante tiene cinco estrellas?

—Imposible que la comida esté mala. Tiene reseñas muy buenas.

—Aparece el primero en Google.

Son ejemplos muy reales de conversaciones que se dan hoy en día, y que sirven de motivación para los emprendedores que quieren posicionarse dentro del sector hostelero.

Estas frases, en apariencia simples y espontáneas, conllevan mucho trabajo. De SEO y reseñas.

SEO: cómo ser el número uno

El algoritmo de Google no prueba la comida. No se fija en el ambiente, la disponibilidad, si hay especialidades, o alternativas sin gluten en la carta. Se fija en el trabajo y esmero que ponen las empresas en ser visibles.

El SEO, a través, por ejemplo, de un blog, puede convertir cualquier búsqueda en la número uno. Aunque precisa de horas de trabajo, de aportar contenido de manera desinteresada al público, y de ser constante. Las agencias de marketing especializadas conocen los pasos necesarios a seguir para gustar a los buscadores. Y todo de manera natural, progresiva y provechosa para las partes implicadas. Incluidos clientes, empleados y propietarios.

Reseñas: no hay que tener miedo

Los restaurantes temen las reseñas, y en parte, tienen motivos para ello. Porque no es ningún secreto: puede haber noventa y nueve servicios buenos, que no quedará reflejado ninguno, y habrá uno malo, del que quedará para siempre constancia en internet.

En Let’s Marketing, desde nuestra experiencia, hemos aprendido a no tener miedo a las reseñas. Ni siquiera a las negativas. Porque establecemos una estrategia con los clientes que permite que, entre otras cosas, esos noventa y nueve servicios que han sido buenos, queden reflejados. Para siempre. Solo hay que que incentivar al cliente de la forma correcta. Y es que todos somos agradecidos cuando tenemos motivos para serlo.

Pasos para ser un restaurante cinco estrellas

Si la comida está rica, ya es un avance. Pero a nivel digital es necesario:

  1. Estrategia y planificación digital: ¿qué restaurante somos, y qué restaurante queremos ser?
  2. Visibilidad: ¿existimos cuando alguien nos busca por nuestro nombre o por el tipo de comida que hacemos?
  3. Gestión: ¿estamos dispuestos a tener interacción diaria con nuestros clientes?
  4. Perfección: ¿hay tiempo para hacer reajustes que nos permitan ser perfectos a los ojos de los demás?

El marketing digital es lo que marca la diferencia. Es la forma de adelantar a la competencia. Es como una carrera, unos contra otros, que gana el que más está dispuesto a luchar. Aunque a veces sea con un teclado y una pantalla.